Saltar al contenido

Sobre Babel

Conoce BABEL

Somos BABEL, un equipo internacional de más de 1.500 profesionales altamente especializados en tecnologías de vanguardia cuya misión es acompañar a grandes clientes en sus retos y procesos de negocio digitales. Unimos a nuestras capacidades tecnológicas un profundo conocimiento sectorial que, combinado con una gran agilidad en la toma de decisiones, consigue que aspiremos a ser una de las principales compañías tecnológicas en nuestras geografías.

Cifras destacadas

+ 80.000.000 €

facturación anual

+ 1500 profesionales

facturación anual

5 países

España, Portugal, Marruecos, México y USA

+ 20% Crecimiento

especializados

¿Qué queremos construir?

BABEL tiene la aspiración de ser una de las principales compañías tecnológicas en las geografías en las que opera. Su negocio consiste en la prestación de servicios tecnológicos, dirigidos a grandes compañías y organismos públicos.

Su ventaja competitiva radica en el equipo y en la cultura corporativa, sobre los que construye, por encima de los liderazgos personales, un proyecto de futuro a largo plazo.

En las acciones orientadas a la consecución de objetivos, BABEL actúa siempre, individual y colectivamente, con honestidad, respetando las normas mercantiles, fiscales, laborales y medioambientales.

¿Qué buscamos?

El objeto fundamental de negocio es satisfacer a los clientes mediante un servicio caracterizado por la calidad, la confianza y el compromiso. Es parte esencial de la misión de BABEL ofrecer a los trabajadores una carrera profesional a largo plazo, en la que se valoren los méritos individuales. El fin último es generar beneficios para propietarios y trabajadores, dentro de un modelo de colaboración y de reparto solidario que alinea los intereses de todos.

¿Cómo actuamos?

Cada miembro de BABEL actúa con la máxima responsabilidad en la toma de decisiones, en el cumplimiento de sus compromisos y en la gestión de los gastos de la compañía. Ello permite aplicar una gestión distribuida que traslada las decisiones hacia abajo y que requiere poca supervisión, dando lugar a una estructura jerárquica ligera y plana.

La rentabilidad se sustenta en una mejora constante e innovadora de los procedimientos para buscar la máxima eficacia, así como en el cumplimiento estricto de los mismos, para batir a la competencia en calidad y rigor. La gestión se apoya en una comunicación fluida y transparente que pone a disposición de los miembros de la compañía la totalidad de la información disponible, no solo la estrictamente necesaria, y que además promueve la aportación de ideas por parte de todos.