Saltar al contenido
También puedes escuchar este post en audio, ¡dale al play!
Seguimos con nuestra serie de “Mis criptos favoritas” hablando en esta ocasión de una de las mayores sensaciones de los últimos tiempos: ADA, una de las “top” de la actualidad, que funciona bajo la blockchain conocida como Cardano.
 

Historia de Cardano

El origen de Cardano se asemeja a las mejores telenovelas, donde hay drama, traiciones, rivalidades y promesas. Y todo empezó, aparentemente, con una lucha de egos entre los fundadores de Ethereum, entre los cuales se encontraba el, a la postre fundador de Cardano, Charles Hoskinson.

Para Hoskinson, Ethereum era demasiado inseguro e inestable, y Bitcoin demasiado lento y rígido, así que propuso una evolución de la plataforma en la que trabajaba (Ethereum) con el fin de hacerla más rápida, eficiente y sostenible. Además, se postuló como nuevo CEO de Ethereum, cosa que definitivamente no gustó a sus socios, así que Hoskinson decidió marcharse e intentar la aventura por sí solo.

Para ello decidió construir su red desde cero, sin basarse en ninguna otra, y asociarse con un equipo global de académicos e ingenieros para darle un enfoque científico basado en una investigación previa, con lo que a Cardano también se la conoce como “la blockchain científica” (y, por cierto, de ahí su nombre: Girolamo Cardano fue un reconocido científico del Renacimiento). Además, Cardano colabora con la Universidad de Edimburgo y el Instituto Tecnológico de Tokyo, para revisar los protocolos antes de ser publicados o implementados.

Con todo esto, la plataforma Cardano comenzó su andadura en el año 2015 aunque fue lanzada oficialmente en 2017 con una emisión de 60M$ de su criptomoneda ADA (de Ada Lovelace, una de las primeras programadoras de la historia) con el fin de recaudar fondos. La organización de Cardano se basa en tres entidades:
 
  1. La Fundación Cardano. Con sede en Suiza, da soporte a la comunidad y habla con las autoridades reguladoras.
  2. IOHK (Input-Output Hong Kong). Empresa de ingeniería blockchain enfocada en el desarrollo tecnológico de la red Cardano.
  3. Emurgo. Dedicada a la incubación de nuevas oportunidades, así como de la asistencia a empresas que quieran integrarse en Cardano.

Así pues, y tal vez a modo de venganza, Cardano nació con la idea de competir directamente con Ethereum, superando a ésta en todos sus aspectos y creando la llamada “3ª generación de las criptomonedas”, por encima de Bitcoin y Ethereum como representantes respectivamente de la 1ª y 2ª generación.

Desde este punto de vista, la idea era extender el uso de la nueva red a la ejecución eficiente de contratos inteligentes descentralizados de manera abierta, y de forma mucho más eficiente, sostenible y barata que Ethereum.
 

Objetivos de Cardano

El caso es que Charles Hoskinson no se quedó solo ahí. Para él, y ya que estaba on fire, la nueva red no tendría sentido si su vocación fuera otra que la de ser “la mejor blockchain del mundo”, ni más ni menos, cosa que se conseguiría únicamente si se hiciera todo bien desde el principio. Así que, tomando esta idea como base, situó los tres pilares fundamentales:

1. Escalabilidad

Dado que el número de operaciones por minuto en las redes de 1ª y 2ª generación es muy bajo (ocasionando que las comisiones se puedan disparar y que la ejecución de las operaciones se ralentice), se propuso precisamente que la velocidad de la red debería subir a medida que se usa. Para ello, Cardano no usa algoritmos Proof of Work como Ethereum o Bitcoin, sino Proof of Stake, de manera que es suficiente con almacenar ADAs para obtener más. Mediante el algoritmo de PoS, denominado Ouroboros, se estima que en breve se alcanzará un número de operaciones por segundo mayor que VISA o MasterCard.

2. Interoperabilidad

La intención es conseguir que las diferentes criptomonedas puedan interoperar en la red, así que el plan sería construir una especie de Internet de blockchains o una red Swift de criptos, y hacer que se comuniquen unas con otras. Esto a su vez implicaría eliminar el pseudo anonimato de las transacciones mediante la adición de metadatos, aunque esto sería un acto voluntario. Así, eliminando el anonimato absoluto, las criptos serían más atractivas para su adopción por parte de bancos y gobiernos, avocando a la generalización de su uso.

3. Sostenibilidad

Teniendo en cuenta el exagerado volumen de energía que consumen las criptos basadas en Proof of Work (Bitcoin, Ethereum, etc.), la apuesta de Cardano por el Proof of Stake busca conseguir una generación y uso extremadamente sostenible y eficiente, amigable con el medio ambiente y mucho más barato energéticamente. En concreto, se estima que en la actualidad el consumo de energía de Cardano es del 0,01% con respecto al consumo que produce Bitcoin.
 

Casos de uso

Con la propuesta de Cardano de desarrollar una plataforma alternativa para la ejecución de Smart Contracts* y sus capacidades de tokenización, se crea un ecosistema muy interesante. Veamos algunos casos:

Cooperación con fines sociales

Bajo este paraguas podemos ubicar las siguientes iniciativas:
 
  • Acuerdo con el gobierno de Georgia para construir un sistema nacional de verificación de credenciales mediante la solución Atala Prism desarrollada sobre Cardano.
  • Asociación con el gobierno de Etiopía para modernizar el sistema educativo del país (5M de alumnos y 750K profesores) desarrollando un sistema de identificación de personas y de medición y seguimiento del desempeño.
  • Incubación de los proyectos de más de 300 startups panafricanas para favorecer el desarrollo social, aportando ideas en DeFi, Machine Learning, desarrollo de DApps, etc.

Tokenización

Mundo prometedor y masivo donde los haya, la tokenización consiste en dar soporte a la creación de tokens, fungibles o no (NFTs), para soportar cualquier tipo de intercambio de valor (como millas de una compañía aérea o puntos de fidelización en general). Por ejemplo:
 
  • COTI (solución de pago dirigida a empresas para construir una red de pagos descentralizada y escalable) y Revuto (neo-cripto para permitir suscripciones y operaciones sobre servicios de suscripción).
  • Asociación con la red Rival de juegos y e-Sports. Facilitará la creación, lanzamiento, intercambio, canjeo por bienes físicos o venta de NFTS en la red de Cardano. Rival, además, tiene acuerdos con numerosos equipos deportivos de todo el mundo.

DEX

Las plataformas de intercambio de liquidez se utilizan para intercambiar tokens, como por ejemplo: Astroswap, SundaeSwap o Cardax.

Finanzas y DeFi
 
  • Oasis Pro. Implementación de un sistema de emisión de bonos que facilita las transacciones de activos digitales a través de Cardano, eliminando la participación de intermediarios financieros en los mercados primarios. Se reducen los costes de emisión en más de un 50%, con lo que el acceso a la financiación de gobiernos y empresas resulta mucho más segura y barata.
  • Chainlink, con su token nativo LINK. Es una red de oráculos descentralizados (red que contiene grandes volúmenes de datos del mundo real) originalmente construida sobre Ethereum. La integración en Cardano optimizará sus funciones y permitirá la construcción de soluciones DeFi mediante Smart Contracts*.
 

Conclusión

Desde mi punto de vista, las oportunidades de negocio más claras para trabajar sobre esta blockchain se basan en el desarrollo de los incipientes Smart Contracts* y en las capacidades de tokenización de esta red.

Es un proyecto muy interesante, a largo plazo y con espacio para muchas nuevas ideas, aunque debido a su muy faseada hoja de ruta, que asegura el compromiso de la Fundación con la calidad de sus productos, puede parecer que solo es una gran promesa. En cualquier caso los objetivos planteados se han alcanzado siempre en los plazos previstos, y el respaldo tanto académico como económico de que disfruta da a entender que el objetivo final de Cardano se va a cumplir.

*Sobre los Smart Contracts*: Son programas desarrollados sobre una blockchain que se activan cuando se cumplen unas condiciones determinadas. Se estima que en un futuro estos programas serían capaces de sustituir a un abogado o un notario en determinadas ocasiones.

Muchas operaciones fundamentales del sistema financiero mundial como seguros o préstamos pueden estar vinculadas a condiciones predefinidas mediante Smart Contracts*.

El nuevo lenguaje de programación Plutus, basado en Haskell (lenguaje original para desarrollar sobre Cardano), se ha creado para desarrollar Smart Contracts* en una de las capas de Cardano. Se incluirá también una biblioteca de código Plutus para que se pueda usar en las DApps (aplicaciones descentralizadas que todo el mundo puede desarrollar sobre una red).
Bruno Grilli
Bruno Grilli Perfil en Linkedin

Ingeniero informático en BABEL.

Más post de Bruno Grilli