Saltar al contenido
También puedes escuchar este post en audio, ¡dale al play!
En un mundo cada vez más globalizado y competitivo, las alianzas estratégicas están tomando protagonismo y son una de las principales herramientas de las compañías para posicionarse por delante de sus competidores.

Dichas alianzas buscan que el resultado conjunto sea mejor que los resultados por separado de las sociedades, además de acelerar la consecución de objetivos. Unos objetivos que por separado serían mucho más costosos de conseguir en tiempo o inversión, todo esto independientemente del tipo: venture capital, joint venture, co-branding, asociación flexible, permanentes, temporales, puntuales, outsourcing, franquicia, consorcios y alianzas de producción, distribución o desarrollo.

Las motivaciones para buscar una alianza pueden ser muy variadas, por ejemplo:
 
  • Acceso a los mercados de otros países o regiones
  • Compartición de clientes o llegada a nuevos clientes que por separado era complicado
  • Evolución tecnológica con un socio especializado o más avanzado tecnológicamente
  • Incorporación de innovaciones que aporten un valor diferencial para el negocio mediante alianzas con startups
  • Levantar barreras de acceso para la competencia
  • Sinergias entre los productos, recursos, conocimientos y medios de producción o distribución
  • Compartición de licenciamientos o cesión mutua de licencias
  • Eliminación del choque entre competidores
  • Promoción cruzada
  • Gestión compartida de riesgos o gastos
  • Poner en valor las diferencias entre las diferentes sociedades para aportar más valor a los clientes
  • Construir nuevas líneas de negocio a partir del conocimiento de empresas que llevan años haciendo ese trabajo en vez de construirlas desde cero
Un ejemplo claro de alianza estratégica es la de Movistar y Prosegur, que se unieron para formar Movistar Prosegur Alarmas. Su motivación estaba muy clara: la creación de un servicio que una las capacidades de ambas compañías para ofrecer a los clientes un nuevo servicio que por separado les era más complejo ofertar. Se trata del acompañamiento y la protección de personas físicas, como por ejemplo con la app ContiGo, que ofrece seguridad aunque la persona esté fuera del domicilio gracias al botón SOS e incluso poner una cuenta atrás a dicha funcionalidad para que pida ayuda automáticamente si no se desactiva en un tiempo determinado. Sobre todo está pensada para ser utilizada en trayectos que la persona vea peligrosos por algún motivo. Tradicionalmente Movistar no ofrecía seguridad y Prosegur solo ofrecía seguridad a empresas, no a personas físicas, con esta alianza se crea por lo tanto un nuevo servicio complementario a ambas compañías.

Una alianza con una motivación completamente diferente a la anterior es la de Renault, Nissan y Mitsubishi. No buscaban crear un nuevo servicio complementario a su negocio actual, sino la reducción de costes de fabricación. Así, por ejemplo, en 2020 la alianza anunció que podrían reducir los costes en un 40% de los nuevos modelos producidos. Esto lo conseguirían reduciendo el catálogo de modelos de las tres marcas, especializándose por nicho de mercado y reutilizando y reduciendo las plataformas comunes a varios modelos, por ejemplo cada marca se centrará en unas regiones o países concretos, y en fabricar unos segmentos de vehículos específicos: Nissan los SUV compactos y vehículos autónomos, Renault los inferiores a todoterreno, aunque compartirán algunas plataformas y Mitsubishi se centrará en vehículos híbridos.

Dentro del sector de la movilidad también tenemos la alianza entre Cabify y Wible (creada por Kia y Repsol) anunciada en este año 2021. Cabify en su plataforma ya ofrecía servicio de transporte de pasajeros con chófer, alquiler de motos, patinetes eléctricos y bicicletas, a lo que ahora se une el carsharing, o coche compartido, de Wible en Madrid. Con este movimiento ambas compañías pueden ofrecer a sus clientes más alternativas al transporte diario de una manera autónoma, responsable y eficiente evitando cada vez más el uso de vehículos particulares.

Otra alianza estratégica representativa es la de Telefónica y Google Cloud que anunciaron en 2020 que crearían la primera región de almacenamiento de datos en España de Google aprovechando la infraestructura de Telefónica en Madrid de manera que los clientes pueden utilizar tanto los servicios de Telefónica como los de Google Cloud. Es un claro ejemplo de dos compañías que pueden ofrecer servicios complementarios para aportar valor a sus clientes de manera conjunta. Además es un caso muy interesante porque, por ejemplo, en este caso Telefónica también se beneficia adicionalmente de esta alianza ya que aprovecha los servicios de Google Cloud para desarrollar sus propias capacidades en IA o desarrollo de aplicaciones entre otras.

Por último, otro caso muy interesante es el de la alianza entre BeeDigital y Vodafone. En 2020 estas dos compañías anunciaron una alianza para poder ofrecer a través del servicio de Vodafone Negocio Digital los servicios especializados para PYMES y autónomos de BeeDigital, tales como la creación de páginas web, presencia en redes sociales o soluciones e-commerce. Durante y tras la crisis sanitaria, toda ayuda a las PYMES para que puedan sobrevivir y evolucionar, es poca, y esta alianza está haciendo un gran trabajo ayudando a las PYMES en esta situación tan complicada. En BABEL estamos muy orgullosos de haber podido colaborar aportado nuestro granito de arena en la creación del portal donde BeeDigital centraliza estos servicios.

Como conclusión, las alianzas son sinónimo de supervivencia y evolución empresarial, por lo que deben tenerse en cuenta y valorarse en la estrategia presente o futura de cualquier compañía.
 
 
Javier  Palacio Díaz
Javier Palacio Díaz Perfil en Linkedin

Senior manager en BABEL.

Más post de Javier Palacio Díaz