Saltar al contenido
Cristina Flores, responsable corporativa de reclutamiento y selección para perfiles tecnológicos en las diferentes filiales de BABEL, acepta nuestra invitación a un nuevo café con nuestros expertos para charlar acerca de los nueva oferta académica que se está incorporando al mundo laboral.

Antes de conocer en profundidad su opinión sobre este tema, primero hay que realizar un análisis previo acerca de cómo se encuentra el mercado laboral en la actualidad, para tener una base que nos ayude a entender bien las consecuencias que esta situación está generando.

Cristina desde su experiencia, nos cuenta cómo cree que la pandemia de la covid-19 ha afectado al mercado y a la situación laboral, tanto de forma positiva como negativa.

La pandemia, ha hecho que muchas empresas hayan tenido que cambiar forzosamente su filosofía de trabajo, pasando de una metodología presencial a una online, donde la empresa dota al empleado de todos los recursos necesarios para que pueda seguir desarrollando su trabajo sin ningún tipo de problema desde casa. Esta situación tan repentina hizo que la gente tardase en acostumbrarse, pero después de un tiempo, Cristina afirma que “la gente con sus más y sus menos esta cómoda, porque el teletrabajo está facilitando la conciliación familiar, algo que hoy en día estaba muy en auge y los candidatos le prestaban mucha importancia”.

El teletrabajo ha supuesto un antes y un después para diversos sectores. El sector de la informática a pesar de ser un sector novedoso e innovador, la mayor parte del trabajo se realizaba de forma presencial, ya que muchos clientes tenían miedo de poner en riesgo la información y confidencialidad de sus proyectos si no tenían cerca a los equipos de trabajo. Esta situación hace que los clientes se den cuenta de que garantizar la seguridad muchas veces no va ligada a la proximidad con los equipos, sino que la empresa puede seguir ofreciendo los mismos servicios a distancia sin que se vea comprometida la privacidad y confidencialidad de la información.

La parte negativa de todo esto es que los candidatos, en sus entrevistas de trabajo, llevan como requisito que en sus contratos aparezca una clausula donde se contemple la posibilidad de realizar teletrabajo, es decir, que se reconozca como un modo de trabajo y no solo como una técnica ocasional. “Si una empresa no puede proporcionar este requisito, puede hacer que se pierdan candidatos” afirma Flores. Esta condición puede venir derivada de que muchos trabajadores han encontrado en el teletrabajo el modelo ideal para poder compaginar el mundo laboral con el personal, ya que dota a las personas de una mayor flexibilidad.  

La situación actual del mercado laboral, repercute también en el ámbito académico, ya que están surgiendo nuevos planes formativos cada vez más digitalizados y enfocados hacia unos conocimientos y requisitos que dependen en gran parte de lo que demanden las empresas.

El pasado septiembre, Google lanzó unas nuevas titulaciones en relación a Experiencia de Usuario, Análisis de Datos y Gestión de Proyectos. Estas titulaciones permiten que los estudiantes que lo deseen, puedan formarse en ellas y obtener un certificado profesional similar a la de una carrera universitaria, pero en tan sólo 6 meses. Son íntegramente online y su importe se sitúa alrededor de 250 euros.

Según fuentes de Google “Las certificaciones no sustituyen a la enseñanza universitaria, sino que pretenden ofrecer nuevas posibilidades de formación. Somos conscientes de que hay muchas personas interesadas en reforzar sus competencias”.

Con este tipo de titulaciones pretenden darle una oportunidad y ofrecer estudios a aquellas personas que no pueden afrontar las altas tasas de matriculación que una carrera universitaria supone, además de satisfacer la demanda del mercado respecto a la escasez de profesionales cualificados en el mundo tecnológico.

Para Cristina, una formación universitaria, no se puede comparar con una formación de 6 meses. “Una carrera te ofrece una contextualización del mundo y te prepara para el trabajo diario y otros elementos tangibles para enfrentarte a los problemas. En cambio, las formaciones de unos meses, te forman para trabajar específicamente en unas tecnologías determinadas, buscan las brechas del mercado y preparan a los estudiantes para subsanarlas”. Por lo tanto, no hay que ver a este tipo de formaciones como un riesgo para las carreras universitarias, sino como un complemento para reforzarlas.

Otra de las cuestiones que estas titulaciones pone en duda, es el hecho de realizar una formación 100% online. La covid-19, ha provocado que muchos estudios queden en pausa debido a la presencialidad de estos, es por ello por lo que cada vez más instituciones académicas se están sumando a la práctica online. “Desde la perspectiva de usuario, es necesario que las formaciones sean presenciales o al menos semipresenciales, ya que el ser humano por naturaleza necesita una cierta presión y entablar relaciones, algo que solo se consiguen asistiendo a un aula” comenta Cristina. Aun así, la formación online puede ser beneficiosa en determinadas situaciones y para determinados estudios donde la mayor parte de los conocimientos se adquieren a través de un equipo informático, como por ejemplo en el sector tecnológico.  

No se sabe si el conocimiento adquirido de forma online es igual de válido que un conocimiento adquirido de forma presencial, o viceversa. Esta cuestión solo el tiempo es capaz de resolverla, ya que el feedback que se extraiga de los diferentes métodos de enseñanza determinará la diferencia entre uno y otro.

Lo que sí es fundamental para las empresas españoles, es que el empleado cuente con una titulación reglada y se realice un seguimiento continuo sobre los conocimientos de este. “La evaluación y formación continua es necesaria para que los perfiles que una empresa posea puedan ir evolucionando con el paso de los años y por el contrario, no se estanquen”.

Este tipo de evaluación es de gran utilidad para observar el progreso del empleado, ver si puede seguir avanzando y mejorar en su sector o si en cambio, no puede avanzar más y necesita una recolocación en la empresa para poder desarrollar todo su potencial.

El ser humano necesita feedback, creo que no tenemos capacidad de autocrítica o autoevaluación, por lo que necesitamos que una persona de nuestro entorno más cercano nos dé su opinión acerca de lo que piensa sobre nosotros mismos. Por mucho que te conozcas a ti mismo, necesitas de un tercero que te ayude a no meter la pata, que te motive a seguir”.

La conclusión a la que llegamos con nuestra charla es que lo importante es lograr el mejor talento y el más rentable. Como dice Cristina, “hay que sentir que estás haciendo las cosas por algo”, si consigues sentirte realizado con lo que haces, sentirás que te empuja a seguir. 
Descripción imagen
María López Perfil en Linkedin

Periodista de vocación, comienzo a dar mis primeros pasos profesionales en el Departamento de Comunicación de BABEL. Apasionada de la organización de eventos, destino mis conocimientos a su creación y gestión. Me considero fiel creyente de un aprendizaje y evolución constante, que te haga crecer en todos los ámbitos de la vida.

Mas post de María López