Saltar al contenido
También puedes escuchar este post en audio, ¡dale al play!
La definición que hace la RAE del término accesibilidad es así de concisa: “Calidad de ser de fácil acceso”. Y es que la accesibilidad es algo tan sencillo como hacer que los productos o servicios que se ofrecen a la sociedad sean igualitarios para todas las personas, haciendo que todo el mundo pueda acceder a ellos independientemente de las capacidades físicas o cognitivas que posean. Un hecho que en lo que respecta al mundo digital, a veces deja bastante que desear ya que son muchas las webs que en la actualidad no le prestan la suficiente importancia a esta premisa, ofreciendo portales inaccesibles para personas con algún tipo de discapacidad, provocando una brecha entre aquellas que sí pueden acceder y las que no.

Para conocer más de cerca el mundo de la accesibilidad, los criterios y características esenciales que deben cumplir las webs desde el punto de vista de un desarrollador, nos tomamos un café con Elena de Castro, Digital Project Leader en BABEL. Con solo entender su punto de vista no basta, ya que la accesibilidad es algo que se comprueba y se ratifica con la práctica, para ello recurrimos a nuestro auditor de accesibilidad Álvaro Domingo. Ambos nos mostrarán cuáles son las principales dificultades a las que se enfrentan las personas discapacitadas cuando acceden a una web. 

Para afirmar que una página web es accesible, necesita cumplir con una serie de criterios que dependen del nivel de conformidad que debe satisfacer el sitio. Por normativa, la WAI, Iniciativa de Accesibilidad Web de la W3C, establece 3 niveles: A, AA, AAA. Normalmente el nivel que se debe cumplir es el AA, en el cual se encuentran las administraciones públicas, organizaciones vinculadas a la organización pública o que obtengan financiación pública, y empresas privadas de ciertos sectores con ciertas características. Los criterios son genéricos para todas las empresas u organizaciones.

Le preguntamos a Elena acerca de su punto de vista sobre la accesibilidad a lo que nos contesta que “La accesibilidad es un derecho para todos los usuarios. Es fundamental democratizar el acceso a la información que se consume en los entornos digitales y que no dependa de aspectos físicos, cognitivos, intelectuales o contextuales. Es solidaridad”. Pero entonces, ¿por qué muchas empresas ignoran este principio en sus webs?

Álvaro como auditor comenta que, en la mayoría de los casos, los problemas más recurrentes en las webs están relacionados con la estructura de los contenidos y los encabezados. También es importante tener en cuenta los contrastes de color de estas, ya que muchas veces la gama de colores escogida puede dificultar la visión, haciendo que existan contenidos imperceptibles para determinadas personas.

Y es que este es uno de los problemas principales que siempre se encuentran en la accesibilidad de una web, ya no solo por el color, sino también porque debe existir un correcto etiquetado o una alternativa textual de todos los elementos visuales que aparecen en ella.
 
La interacción con la web es otra de las barreras más frecuentes, ya que el uso de un sitio debe ser independiente del ratón, esto es, que su contenido pueda ser operable con un teclado, un pulsador o un puntero de boca además de otra gran variedad de ayudas técnicas externas para personas con movilidad o visión reducida.

Todas estas premisas son fundamentales y, si no se tienen en cuenta, hacen que determinados usuarios solo puedan acceder a una mínima parte de todo el contenido.

Elena ve la accesibilidad como un compromiso social, pero opina que, si no se legisla a nivel mundial, no se cumple. En España, desde la ley 56/2007 de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) se han ido publicando distintas normativas que obligan al cumplimiento de la accesibilidad en sitios web.

En septiembre del 2018 se publicó el decisivo Real Decreto 1112/2018, sobre accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público, normativa que incluye nuevos alcances y plazos acotados para que las administraciones y organizaciones con financiación pública adapten también sus aplicaciones móviles en materia de accesibilidad. La fecha marcada para el cumplimiento de accesibilidad móvil es el 23 de junio de 2021. Pero, ¿por qué hacer solo accesibles las aplicaciones móviles?

Los dispositivos móviles son los soportes de acceso a información digital más utilizados. El uso del móvil está integrado en nuestro día a día y es una herramienta esencial para usuarios con diversidad funcional. Álvaro nos cuenta que existen grandes diferencias entre los contenidos ofrecidos en el ordenador y aquellos que aparecen en el móvil, siendo estos últimos en la mayoría de los casos inaccesibles en su totalidad.

Y es que es fundamental desarrollar un proyecto teniendo en cuenta la accesibilidad en todas sus fases, comenzando por el diseño, tanto en desktop como en mobile, para garantizar la concordancia y el éxito de este. Si se plantea desde el principio se evitarán gastos y esfuerzos posteriores. Un caso por la que muchas webs se ven afectadas, teniendo que modificar las partes no accesibles con la web ya desarrollada o incluso, en casos extremos, comenzar el proyecto desde cero.

Las webs pueden contar con un certificado de accesibilidad ofrecido por herramientas automáticas, lo que en teoría garantiza un acceso igualitario para todos los usuarios, algo con lo que Elena y Álvaro no están de acuerdo ya que muchos de estos validadores automáticos muestran los posibles errores objetivos de código que puede tener la web. Sin embargo, garantizar la accesibilidad no es sólo un proceso automático, sino una revisión manual exhaustiva experta, un proceso de prueba y error donde el auditor analiza la web basándose en todos los escenarios posibles que un usuario pueda experimentar a la hora de interactuar con el sitio, independientemente de su condición física, para verificar y evidenciar problemas de acceso al contenido que, de otra manera, podrían pasar desapercibidos.

Elena nos recuerda que en todos los portales web de obligado cumplimiento debe existir un formulario o un contacto de accesibilidad donde cualquier usuario que observe un fallo pueda mandar su queja para que los responsables de la web puedan corregirlo, ya que es un problema que nos incumbe a todos.

En BABEL seguiremos apostando por la inclusión y la diversidad para hacer que nuestros productos sean accesibles y estén al alcance de todos, independientemente del contexto o de las capacidades de cada usuario. La última novedad ha sido a incorporar al blog de BABEL audios complementarios en todos nuestros artículos, para que todo el mundo pueda leerlos o si les resulta más sencillo, escucharlos. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
María López
María López Perfil en Linkedin

Periodista de vocación, comienzo a dar mis primeros pasos profesionales en el Departamento de Comunicación de BABEL. Apasionada de la organización de eventos, destino mis conocimientos a su creación y gestión. Me considero fiel creyente de un aprendizaje y evolución constante, que te haga crecer en todos los ámbitos de la vida.

Más post de María López