Saltar al contenido
A raíz del Real Decreto 1112/2018, de 7 de septiembre, sobre accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles del sector público (en adelante RD 1112/2018), las administraciones públicas han conocido una cuenta atrás que culmina el 23 de junio de 2021, donde se les insta, entre otras cosas, a hacer accesibles su parque de aplicaciones móviles.

A nivel de compañías/empresas privadas, la accesibilidad es un requerimiento para un determinado tipo de empresas desde que apareció la Ley 56/2007 de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, pero por ahora solo les afecta a nivel web. A nivel apps en el sector privado, hasta 2025 puede todavía vivir una "calma chicha" como se suele decir.

Pues bien, una vez puestos en contexto, el enfoque directo de este artículo pretende dar una visión práctica a este tipo de evaluaciones de accesibilidad de aplicaciones móviles apoyándonos en nuestra experiencia en clientes de sector público que, hoy por hoy, es a los que más les aprieta el zapato ¿Comenzamos?
 

¿Cómo mido el grado de accesibilidad de mis aplicaciones?


La accesibilidad de una aplicación móvil se mide en base al cumplimiento de 102 requisitos especificados en la Norma EN 301549 V2.1.2 , que es la norma en la que se basa la legislación europea. Estos requisitos se organizan en cinco categorías
  • Genéricos (condicionales): Requisitos del 1 a 9.
  • Comunicación bidireccional por voz (condicionales): Requisitos del 10 a 17.
  • Capacidades de vídeo (condicionales): Requisitos del 18 a 24.
  • Software (incondicionales de funcionalidad abierta e incondicionales de funcionalidad cerrada): Requisitos del 25 a 97.
  • Documentación y servicios de apoyo (incondicionales): Requisitos del 98 a 102.
Como se puede observar, existen requisitos incondicionales (que son necesarios cumplir), y otros condicionales (evaluables si la aplicación ofrece características especiales que condicionan su uso particular).
 

¿Cómo se debe analizar una app en materia de accesibilidad?

Será necesario abordarla desde los distintos sistemas operativos, principalmente Android e iOS. Esto se debe a que las aplicaciones nativas tienen un desarrollo diferente en función de su sistema operativo y, por tanto, pueden presentar diferencias sustanciales.
 

¿Cómo se debe revisar la accesibilidad en una app?

Una app nativa, dada su idiosincrasia, no permite acceder al código, luego la evaluación de la accesibilidad se lleva a cabo mediante un test de usuario, instalando la propia aplicación e interactuando con ella (siendo esta la única manera de determinar barreras existentes).

Al igual que en las evaluaciones web, existen herramientas automáticas pero, por ahora, solo disponibles para dispositivos Android. Estas herramientas automáticas se toman como punto de arranque para cualquier estudio de accesibilidad.

El método a seguir debe ser siempre una combinación de validaciones automáticas y manuales, en el caso de Android, y solo manuales para iOS.

Los pasos que recomendamos seguir desde BABEL para evaluar una app son:
  • Análisis mediante las herramientas de testeo automático para un primer acercamiento al estado de la app (solo en Android).
  • Navegar y auditar manualmente la aplicación mediante las opciones de accesibilidad inherentes al dispositivo.
  • Uso de teclado inalámbrico externo compatible con Android e iOS como producto de apoyo para navegar por la aplicación.
  • Informe resumen de datos y generación de gráficas.


¿Qué muestra de pantallas se necesita para validar una app?


Lógicamente no se evaluarán todas las pantallas de la app pero si una muestra representativa y objetiva para conocer las barreras que impiden que se cumplan los requisitos a evaluar.

Por nuestra experiencia se aconseja seleccionar una muestra de pantallas y procesos que identifiquen una completa representación de las diferentes formas, estructuras y  contenidos que existan en la app, tanto en su versión Android como iOS. Se debe tener  en cuenta que si muestra información proveniente de sitios de terceros también debe cumplir en materia de accesibilidad.

En esta muestra de experiencia se deben incluir:
  • Pantallas consideradas relevantes.
  • Diferentes tipos de plantillas.
  • Páginas no contempladas en plantillas comunes.
  • Funcionalidades o procesos específicos.


¿Qué herramientas automáticas se utilizan en una evaluación de accesibilidad?

Aclarar antes de nada que estas herramientas nunca pueden sustituir las validaciones manuales ni garantizar la accesibilidad de una app, por lo que deben ser entendidas como una ayuda para detectar barreras en un primer acercamiento al estado de la app.

En nuestras evaluaciones se utilizan:
  • Test de accesibilidad, utilidad que detecta barreras como contrastes en texto y en imágenes, etiquetas de contenido y tamaño de área interactiva.
  • Accessibility Engine Axe. Permite comprobar aspectos tales como el contraste, etiquetado, edición de controles, imágenes y gestión del foco.
  • The Colour Contrast Analyser (CCA). Este conocido analizador de contraste de color permite determinar tanto la legibilidad del texto y el contraste de los elementos visuales, como los controles gráficos y los indicadores visuales.
 Mano sujetando unas gafas con el fondo desenfocado

Y a nivel de evaluaciones manuales…

Una evaluación manual es fundamental para determinar si una app cumple en materia de accesibilidad. Es una forma de evaluar mediante interacción directa con el dispositivo. El verdadero valor de BABEL está en este tipo de trabajos.

La validación manual es mucho más exhaustiva que cualquier revisión automática, y se analiza la aplicación en base a diferentes escenarios que pueda experimentar un usuario, siempre con la intención de verificar y evidenciar problemas de acceso al contenido que, de otra manera, podrían pasar desapercibidos.


Agentes de accesibilidad


Los agentes de accesibilidad son ayudas necesarias para las evaluaciones manuales, que se encuentran disponibles en los propios dispositivos móviles, junto con otras aplicaciones de apoyo externas que pueden instalarse en los dispositivos.

En todas las evaluaciones que realiza BABEL se utilizan lectores de pantalla (Talkback en Android y VoiceOver en iOS), que, mediante mensajes de voz describen lo que aparece en pantalla. A través de ellos se comprueban literales, imágenes y sus etiquetas descriptivas, encabezados (para detectar si son descriptivos, si tienen una correcta estructura jerárquica de la información y la posibilidad de navegar por los mismos), navegación secuencial, etc.

Se debe testear mediante la activación de los asistentes de control por voz (Google Assistant para Android y SIRI para iOS) con el objetivo de interactuar con la aplicación. Es un testeo útil sobre todo para aquellas personas que no pueden interactuar de forma estándar con el dispositivo o disponen de una velocidad lenta de escritura.

A nivel de textos y pantalla se modifican los tamaños de fuente y se comprueba que el zoom no está restringido.

Se comprueba además que el color no se usa como único medio visual para transmitir información y que la presentación de texto e imágenes tiene la relación de contraste exigida (4,5:1) (tranquilidad, hay herramientas que te dan esta relación de luminosidad).

Se accede también al contenido mediante teclado externo conectado al dispositivo para interactuar con la aplicación, verificando que se puede acceder a todo el contenido y que además el foco es visible y contrasta.

Se verifica que el usuario tiene control absoluto sobre los contenidos multimedia y que puede interactuar con los controles con total libertad. Comprobamos también que dispone de subtítulos, audio descripción, transcripción o contenido alternativo.


Checklist


Para la evaluación manual, en BABEL hemos generado una checklist (hoja de cálculo) con los requisitos tanto condicionales como incondicionales y con los resultados de su cumplimiento, lo que nos facilita generar reportes estadísticos para tener de un vistazo el estado de las apps en materia de accesibilidad.

Esta checklist no deja de ser un documento de trabajo que nos ayuda a generar un archivo entregable de análisis y conclusiones, en el que se recogen también la muestra de pantallas y sus screenshots.

BABEL lleva años apostando por hacer un mundo donde primen los valores de igualdad de oportunidades entre las personas y ,para ello, no deja de ayudar a sus clientes a conseguir que ese propósito sea una realidad.

Somos expertos en materia de accesibilidad de contenidos bajo el cumplimiento de las normas vigentes (UNE-EN 301 549), tanto a nivel web como app, y con una sólida trayectoria profesional de años trabajando tanto para el sector público como privado.

Sin embargo la accesibilidad no es solo un coso para organismos y entidades públicas. A día de hoy, muchas de las grandes empresas privadas que prestan servicios de especial trascendencia económica al ciudadano (banca, seguros, servicios de agua, luz, gas…) también están obligadas por la ley 56/2007.

Si tienes alguna duda o quieres contactar con nosotros respecto a accesibilidad enfocado a app o a cualquier otro tipo de accesibilidad, estaremos encantados de poder ayudarte.
José Luis García
José Luis García Perfil en Linkedin

Profesional de UX desde 2003, ya que mi verdadera vocación estaba del lado de la enseñanza, más concretamente en la Historia. Los percances de la realidad hicieron que la vocación acabara y opté por el mundo del UI / front siempre del lado de la consultoría. Desde 2006, he dirigido mi vida a UX, lo que me llevó a liderar un equipo multidisciplinario enfocado en la creación y conceptualización de productos digitales, donde intentamos mejorar y aprender en el día a día a la misma velocidad exponencial con que todo cambia.

Más post de José Luis García