Saltar al contenido
Moto en agua
BABEL Blog

Nuestro TalentUs es… Sérgio Aguiar: “Cada vez tengo más ganas de conocer sitios en moto y menos de coger un avión”

09 julio 2021

Categorías

También puedes escuchar este post en audio, ¡dale al play!
Polonia, los Balcanes, España, Italia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro…. Y por supuesto Lisboa. Con más de 70.000 kilómetros a las espaldas y habiendo recorrido todos estos destinos subido a su moto, una Honda CRF1000L Africa Twin, os presentamos a nuestro TalentUs portugués Sérgio Aguiar, Senior Developer en BABEL.

Aficionado por las motos desde muy joven, comparte gran parte de sus viajes a través de su perfil de Instagram @twina.dventures, y así, consigue mostrar al mundo muchos rincones insólitos para visitar. Uno de sus deseos es tener más tiempo para poder viajar y conocer todos los destinos que le gustaría.

Sin más dilación, comenzamos el viaje con nuestro nuevo TalentUs. ¡Seguro que descubrimos grandes cosas!
 

Pregunta. ¿Cómo surgió la idea de viajar en moto? 

Respuesta. Desde muy joven me apasionan los vehículos de dos ruedas. Primero empecé con las bicicletas y a los 16 años con las motos.

Mis compañeros de trabajo también tenían una gran afición por las motos y junto a ellos me animé a realizar mi primer viaje por la Costa Vicentina que duró 3 días. La experiencia fue tan buena que incluso durante el viaje pensé "esta será la primera de muchas".

Después de este viaje, decidí cambiar a una moto superior con la que pudiera hacer cientos de kilómetros fuera de casa con cierta comodidad, y esa fue la razón por la que me compré mi actual moto de 1000cc, una Honda Africa Twin.

Cada vez tengo más ganas de ver y conocer sitios en moto y menos ganas de coger un avión. Esta idea surgió de repente, justo en el momento en que me di cuenta de que en ningún otro medio de transporte tendría el placer y la libertad que siento en una moto, además de poder sentir todos los elementos del entorno que hacen que el viaje sea no sólo mejor, sino también más desafiante.
 
Moto-Roma.png
Coliseo romano, Croacia.

P. ¿Viajar solo o en compañía?

R. Empecé viajando con un grupo de 5 personas, y con el tiempo lo fui reduciendo más y más. Para viajes de fin de semana o de pocos días suelo viajar con amigos, pero para viajes de 2-3 semanas prefiero viajar solo. Cuantas más personas intervienen en el viaje la probabilidad de que ocurran imprevistos es mayor, los retrasos son mayores, la confusión es mayor y sobre todo porque si quiero cambiar el rumbo del plan inicial no necesito preguntar si todo el mundo está de acuerdo.

P. De todos los lugares que has recorrido hasta el momento, ¿con cuál te quedarías?

R. Los Lagos de Plitvice, en Croacia. Es sin duda el lugar que más me impresionó por su belleza natural y sus paisajes absolutamente brutales. Sin embargo, mi país favorito de todos en los que he estado es Montenegro. La gente es muy amable y simpática y los paisajes son impresionantes.
 
Sergio-moto.png
Fuente Mágica de Montjuic, Barcelona.
 
P. ¿Cuál ha sido tu momento más feliz sobre la moto?

R. Recuerdo como un momento muy feliz la llegada a casa tras estar 18 días fuera durante mi viaje a los Balcanes. Me sentía feliz porque todo salió bien, tenía la sensación de que cumplí mi deseo porque este fue mi primer gran viaje al extranjero. A pesar del cansancio acumulado por los días de viaje mi pensamiento era "quiero volver para seguir".

P. ¿Qué es lo que no puede faltar nunca en tu equipaje?

R. Sin duda, el agua. Durante los viajes en moto y por el hecho de estar en contacto constante con los elementos del entorno es muy fácil deshidratarse, sobre todo en los meses más cálidos.  Cuando se viaja es normal consumir entre 2- 3 litros de agua al día, de hecho, es algo que nunca puede faltar en mi mochila, ya sea invierno o verano.
 
Moto-agua.png
Pista country de aventura. ACT Portugal

P. Alguna anécdota….

R. Cuando viajé a España me di cuenta de que había muchas gasolineras, por lo que siempre apuraba la gasolina hasta poner la moto en reserva. Haciendo esto ahorraba tiempo porque acababa parando menos veces y también acababa ahorrando en el consumo de la moto ya que iba más ligera durante más tiempo.
Así lo hice durante días y todo iba muy bien, hasta que en algún punto entre Zaragoza y Barcelona me encontré en medio de un desierto donde las pocas gasolineras que allí existían estaban todas abandonadas. Seguí avanzando y cada vez el depósito de combustible estaba más vacío. Me puse a pensar en lo peor (que me quedaría sin combustible y en medio de un desierto) cuando después de algunos "pinchazos" de la moto por falta de gasolina vi el oasis del fondo. Poco antes de llegar a la gasolinera, a unos 100-200 metros, acabé quedándome sin gasolina y tuve que empujar 300kg para llegar (entre el peso de la moto y todo el equipaje).

Fue un momento en el que no sabía si reír o llorar, pero al final todo salió bien, aunque gasté algunas calorías, aprendí la lección y me reí un poco. Desde entonces, en cuanto veía que la autonomía bajaba a menos de 100 km, empezaba a repostar la moto en la siguiente gasolinera que encontraba.

P. ¿Próximo destino?

R. Tengo muchos destinos de ensueño pendientes, entre ellos Islandia, Noruega, Rusia, India, Sudáfrica, Sudamérica (en general) pero aún no sé cuál será el siguiente. Aun así, a pesar de no ser próximamente, mi mayor sueño es dar la vuelta al mundo en moto.
 
María López
María López Perfil en Linkedin

Periodista en el Departamento de Comunicación de BABEL. Apasionada por la organización de eventos, destino mis conocimientos a su creación y gestión. Me considero fiel creyente de un aprendizaje y evolución constante, que te haga crecer en todos los ámbitos de la vida.

Más post de María López