Saltar al contenido
Durante años las empresas de software han mantenido a desarrolladores y profesionales de operaciones aislados en departamentos diferentes. En BABEL, hemos apostado por derribar este muro, implementando una nueva cultura de trabajo conocida como DevOps.

 A través de la comunicación y la colaboración, DevOps logra que desarrolladores y profesionales de operaciones funcionen como un solo equipo perfectamente sincronizado. Este ambiente de trabajo facilita el proceso de integración continua, pero... ¿En qué consiste la integración continua?

/Haz clic en la imagen para ver el vídeo/


integracioncontinua2.PNG

La integración continua en pocas palabras es el nombre que se le da a la automatización de las labores de configuración de versiones, compilación, test y análisis del código que generan un entregable listo para ser desplegado.

Las principales ventajas que aporta son las siguientes:
  • Software de mejor calidad: Desde las etapas más tempranas de la creación de la aplicación, hasta el despliegue del software, se verifica continuamente, a través de pruebas y análisis para que no existan posibles defectos que perjudiquen el desarrollo del código, ni dificulten el uso del software.
  • Multi-tecnología: Se pueden incluir múltiples tecnologías en el ciclo de integración continua.
  • Crecimiento de la productividad: El desarrollador queda liberado de ciertas cargas repetitivas que están ahora automatizadas y puede focalizar sus esfuerzos en su área de trabajo.
  • Escalabilidad: No es un sistema cerrado, permite asimilar nuevas herramientas que mejoren la comunicación y la eficacia. Los continuos avances tecnológicos exigen una permanente innovación que permita mantener el estándar de agilidad.
  • Reducción de costes: El aumento de la eficacia de los desarrolladores, de la productividad, el menor tiempo requerido para la entrega de un producto digital y la agilidad del proceso en general da como resultado una reducción de gastos.
Los pasos del proceso son fáciles de entender:
  1. Los desarrolladores generan nuevo código, y lo combinan con el ya existente mediante un repositorio.
  2. Para comprobar que todo funciona correctamente, se realizan pruebas automáticas que revisan la funcionalidad y calidad.  Es decir, se comprueba si existen líneas de código duplicadas, si se respetan los estándares de codificación, si se llevan a cabo las mejores prácticas establecidas, etc.
  3. Cuando el nuevo código ha superado con éxito todas las comprobaciones se genera un entregable, que es el resultado de una ejecución exitosa.
  4. Para que los desarrolladores puedan hacer uso del mismo, este se subirá a una plataforma, que puede contener distintas tecnologías, aquí pueden ocurrir 2 cosas (dependerá de las limitaciones de cada entorno).
  • Mediante intervención humana, se podrá desplegar el entregable en el entorno y se comprobarán las nuevas funcionalidades introducidas en el código y se aprueba el pase a producción.
  • Se automatiza el lanzamiento a producción sin intervención humana.

La integración continua evoluciona, no es estática, se va adaptando a las tecnologías nuevas y diferentes procesos de automatización necesarios para que la ejecución de los proyectos sea cada vez de mejor calidad, con tiempos de entregas más cortos y en consecuencia reducir los costes.

Y tú, ¿Qué estás esperando para unirte?

Descripción imagen
Ricardo Escovar Alonso Perfil en Linkedin

Estudié Ingeniería de Sistemas. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en el sector tecnológico. A lo largo de este camino he estado involucrado en todas las fases de la implementación de una solución digital y para todo tipo de sectores comerciales, desde conseguir el cliente, pasando por el diseño, desarrollo e implantación. Tengo gusto particular por los proyectos orientados al mundo online. Actualmente soy Coordinador de Proyectos en BABEL.

Mas post de Ricardo Escovar Alonso