Saltar al contenido
También puedes escuchar este post en audio, ¡dale al play!
Desde hace un tiempo, y cada vez con mayor insistencia, se ha venido escuchando dentro del ámbito blockchain el concepto NFT (aunque en realidad existen conceptualmente desde el 2012). Lógicamente para llegar a entender qué puede suponer debemos entender su significado. 

NFT es el acrónimo de Non Fungible Token (token no fungible), pero claro, esta definición puede llegar a explicarnos poco, así que, si seguimos descomponiendo, llegaríamos a que un “Token” es un activo cuyo valor proviene de aquello que representa, y “no fungible” significa que no puede ser reemplazado por un activo similar del mismo valor, porque tiene características que lo hacen único (por poner un ejemplo claro, “no fungible” sería un cuadro de Goya, y “fungible” sería un billete de 50 €).

Por tanto, un NFT es un token digital único, no duplicable, ni divisible, que contiene información sobre su propietario, y que es registrado a través de contratos inteligentes (básicamente son fragmentos de código que están verificados y registrados con tecnología blockchain).

Las NFTs pueden presentarse de diferentes formas dependiendo del estándar en el que se basen. Por ejemplo, ERC721 y ERC1155 para las NFT de Ethereum, y TRC721 para las de TRON. Cada uno de estos estándares tiene sus propias ventajas y limitaciones, que pueden afectar a los tipos de NFT que pueden crearse.

Y, ¿para qué pueden llegar a servir los NFTs? Algunos ejemplos muy de moda son los siguientes:
 
  • Activos del juego. Los NFTs pueden representar objetos en el mundo gamer, como armas, potenciadores, vehículos, personajes, etc.
  • Coleccionables. Por ejemplo, la plataforma de NFTs creada por la NBA (Top Shot) donde se venden videos digitales de mates y jugadas que se asemejan a lo que serían “cromos digitales”, generando rápidamente un negocio de millones de dólares.
  • En Decentraland. En este caso los NFTs representan parcelas de tierra en diferentes distritos del mundo virtual del juego. Los propietarios de terrenos pueden construir y monetizar su parcela, por ejemplo, alquilándola a otros jugadores o utilizándola para publicidad.
  • Obras de arte. Los NFTs pueden representar obras de arte individuales que han sido tokenizadas y ahora están representadas por un token único. La propiedad del NFT equivale a la propiedad de la obra de arte subyacente.
Básicamente, los NFTs nos permiten replicar en el mundo digital los conceptos de propiedad, unicidad y escasez del mundo físico.

Hasta aquí hemos hablado principalmente a nivel teórico, de qué es y qué se puede hacer con los NFTs, pero algunas de las transacciones realizadas últimamente han provocado un asombro mayúsculo en el sector debido a las cantidades tan desorbitadas. Algunos ejemplos:
 
  • El artista Beeple ha vendido su obra “Todos los días: Los primeros 5.000 días” en la londinense casa de subastas Christie's por 69 millones de dólares. La obra recoge cientos de imágenes recopiladas durante más de una década por este artista sobre un lienzo de 21.069 x 21.069 píxeles (¡recordemos! en formato digital, no físico).
  • El 21 de marzo de 2006 Jack Dorsey publicaba su primer tuit. Hace unos días anunciaba que lo subastaría el 21 de marzo como NFT y que el dinero recaudado será entregado a la ONG Give Directly. Finalmente se ha vendido por 2,9 millones de dólares.
  • Recientemente se han pagado 1,1 millones de euros por “un pixel” (sí, no me he equivocado, por un pixel), su autor lo define así "The Pixel es una obra de arte nativa digital representada visualmente por un solo píxel (1x1). Es un token que simboliza la unidad más básica de una imagen digital en una casa de subastas global tradicional. Es una marca diminuta para llevar el arte nativo digital a una potencial historia futura".
Y ahora, la pregunta que la mayoría nos hacemos: “Pero… si puedo descargarme el vídeo, copiarme el tuit, o ver continuamente El Pixel, ¿por qué pagar esas cantidades ingentes de dinero?” Os confieso que la respuesta no es sencilla, pero sí podríais contestarla de la siguiente manera: “Por el mismo motivo por el que también puedes imprimir una foto del cuadro de Goya o hacer una copia exacta, pero eso nunca te convertiría en el propietario del original”.

Existirá una oferta y una demanda de este tipo de productos, y los precios sobre los diferentes activos estarán sujetos “a dicho mercado”, siendo susceptibles de una clara especulación.

Todo el mundo es susceptible de crear sus propios NFTs y ponerlos a la venta, al igual que se pone un producto en Wallapop o cualquier otra plataforma de compra/venta. Para ello, debemos crear el activo digital y “mintearlo”, lo que significa literalmente "acuñar", como quien acuña una moneda. Básicamente lo que implica es que se crea el NFT, añadiendo la información en la blockchain correspondiente. Existen diversas plataformas que ya te permiten hacerlo como Opensea, Mintable, SuperRare o Rarible.

Sin lugar a duda, estamos viviendo un boom sobre NFT, donde se está produciendo una especulación muy grande, quizá por la novedad, quizá por el hecho de que incluso comprar esos primeros activos “no fungibles” hagan que su valor aumente. Sea como fuere, cuando esta novedad pase y todo comience a ser más razonable, veremos el verdadero potencial de esta tecnología, y si, como algunos afirman es una moda pasajera, o, por el contrario, los NFTs van a cambiar el mundo digital tal y como lo conocemos. Para ello, todos nos terminaremos haciendo la pregunta de si pagaríamos por algo que no puedes tener físicamente. 
 
Reflexión del autor

Para ver el grado de adopción que podría tener este tipo de activos digitales, en mi propia casa he hecho una pregunta sencilla a mi pareja. Le preguntaba que cuanto pagaría por un vídeo o imagen digital, de lo cual ella sería la única propietaria. Su respuesta tajante fue “nada”. Acto seguido, les pregunté a mis dos hijos que cuanto me pagarían si les consiguiera un arma única en el juego Fortnite donde tendrían, tanto visual como competitivamente, una ventaja con respecto al resto de jugadores. Su respuesta fue salir corriendo a su habitación para contar cuanto dinero tenían en la hucha… Ha quedado respondido.
 
Alberto Salamanca
Alberto Salamanca Perfil en Linkedin

Apasionado de la tecnología con más de 20 años de experiencia en el mundo del desarrollo de software. Actual responsable del Departamento de Blockchain y del Área de Desarrollo Mobile en BABEL.

Más post de Alberto Salamanca