Saltar al contenido
También puedes escuchar este post en audio, ¡dale al play!
La privacidad de datos es una obligación primordial que tienen las empresas, independientemente de su tamaño. Están basadas en un reglamento general a nivel europeo que marca las reglas que hay que seguir en cuanto a protección de datos.

Alexandra López-Cortijo, Responsable de Calidad en BABEL, nos habla acerca de la importancia de contar con políticas de privacidad en las empresas y garantizar la seguridad de los datos de los que son responsables.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) debe tenerse en cuenta en cualquier empresa, el cual protege los derechos y libertades fundamentales de las personas físicas y en particular, su derecho a la protección de datos personales. Un reglamento que entró en vigor el 25 de mayo de 2016 pero a partir del pasado 25 de mayo de 2018 es cuando se hizo efectiva su obligatoriedad. Ese tiempo ha servido para que todas las empresas, organizaciones e instituciones se adaptaran a las nuevas condiciones y pudieran comenzar a aplicarlas en sus ámbitos competentes.

Una aplicación que ha supuesto un desafío para muchas empresas ya que han tenido que realizar cambios significativos en sus procesos para cumplir siempre con la legislación.

Un punto importante de esta legislación es la figura de delegado de protección de datos, que es la persona responsable de garantizar el cumplimiento de la normativa de la protección de datos en las organizaciones tal y como dicta la ley.

Todas las empresas, independientemente de su tamaño, deben responsabilizarse de los datos personales que gestionan, saber de qué tipo de datos son responsables o encargados, saber qué tipo de tratamiento hacen o harán con los mismos y tratarlos de la forma correcta. Esto permitirá realizar correctamente un análisis de riesgos en materia de datos y en base a lo cual, poder desarrollar un plan de acción sobre el mismo. A partir de aquí se toman las medidas de protección acordes, que se incluyen dentro del sistema de protección de datos para asegurar el cumplimiento.

Este sistema incluye políticas, procedimientos, manuales y herramientas:
 
  • Políticas que deben ser transmitidas a todas las partes para que conozcan qué derechos tienen, cómo ejercerlos, cómo se van a tratar sus datos, con qué finalidad, cuánto tiempo va a durar esta información almacenada en el sistema, etc. Una buena política de privacidad es clave en la protección de datos.
  • Procedimientos que aseguren que todas las áreas trabajan para la protección de datos en cada una de sus funciones y que así también lo hacen los proveedores con los que se trabajan.
  • Medidas de seguridad y herramientas que garanticen que los datos están protegidos en la organización.
 
Todo ello para asegurar que existe una gestión adecuada.
 
Poniendo un ejemplo más concreto y puntual, ¿qué peligro supone aceptar la política de privacidad cuando registramos nuestros datos personales en una web?

Como hemos visto antes, la política de privacidad, a grandes rasgos, es el documento que marca cómo es la gestión que esa organización va a hacer de los datos de los que son responsables. Alexandra nos aclara que es importante leer las políticas de privacidad en el registro de nuestros datos en cualquier web porque es ahí donde nos informan sobre el uso y el tratamiento que van a hacer con ellos una vez los hayamos cedido para su uso. Aceptarlos sin leer implica que estamos consintiendo las condiciones de uso y tratamiento futuro que esa empresa hará de nuestros datos. Es importante leerlos para evitar cesiones no deseadas, o cualquier uso no deseado de nuestros datos.

Otro ejemplo serían las cookies. Las cookies son ficheros de datos que crean los sitios web y que se almacenan en tus dispositivos para conocer tus hábitos cuando navegas, es decir, recordar en esas webs quién eres y lo que haces allí. La ley nos da derecho a aceptar sólo las que deseemos, pudiendo discriminar aquellas que no nos interesan.

Al igual que debemos estar atentos cuando verifiquemos la política de privacidad, es importante que cuando nos informen de que ha habido cambios en el tratamiento de nuestros datos en alguna web o plataforma, revisar cuáles han sido estas modificaciones, o revisemos las cookies. Existen otros consejos útiles a tener en cuenta como:

- Navegar por sitios web seguros
- Comprobar los permisos que requieren diversas aplicaciones antes de instalarlas
- Utilizar contraseñas seguras
-  Conectarse siempre a conexiones Wi-Fi protegidas

Para BABEL es fundamental garantizar la protección de los datos de todas nuestras partes interesadas, para así, crear un ecosistema seguro donde poder trabajar sin riesgos.



 
 
María López
María López Perfil en Linkedin

Periodista en el Departamento de Comunicación de BABEL. Apasionada por la organización de eventos, destino mis conocimientos a su creación y gestión. Me considero fiel creyente de un aprendizaje y evolución constante, que te haga crecer en todos los ámbitos de la vida.

Más post de María López