Blog  //  Noviembre 2017  //  Cómo transformar la organización

Cómo transformar la organización



En un post publicado anteriormente, se definió el concepto de Transformación Digital, y en otro se justificó el motivo de la importancia de ejecutar un proceso asociado a ella. Pero ¿cómo vamos a implementarlo?
 
Obviamente no es posible describir en este post el detalle relativo al proceso de transformación, no solo por la extensión que sería necesaria, sino por el carácter personal que en cada organización influirá a la hora de implementarlo. No obstante, vamos a analizar algunos parámetros que son comunes para la transformación digital de cualquier compañía.
 
Si visualizamos la figura de la entrega anterior: “La brecha cultural: Causa de la necesidad de transformación digital”, donde se observaba una brecha digital-cultural entre la organización y el entorno, es deducible que aquello que hagamos como compañía debe permitirnos recorrer la curva de evolución del entorno. Es la única forma de hacer inexistente la brecha entre uno y otro.
 
Analicemos ahora la siguiente figura.



Nos encontramos de nuevo en el punto P, que representa el presente, el momento actual. Como antes, el periodo anterior se ilustra con la letra A y se utiliza la B para el periodo próximo. Como veíamos en la entrega anterior, a partir de un futuro muy próximo, que llamamos R, las predicciones comenzaban a distanciarse de la realidad, generando aquella brecha digital.
 
Nos ubicamos ahora en el punto R. Para avanzar, debemos analizar la información disponible del entorno externo y entorno interno del periodo anterior. Esta será utilizada para extrapolar una predicción lineal futura, tal como hicimos anteriormente. Sin embargo, en este caso vamos a redefinir el próximo periodo como el punto R2, muy próximo al presente. Ejecutaremos las acciones planificadas para este microperiodo de forma lineal.
 
Llegados al momento R2, volveremos a repetir el proceso, esto es, volveremos a analizar la información disponible del entorno externo e interno, y tomaremos las decisiones necesarias para avanzar al siguiente microperiodo efectuando una nueva predicción lineal. Esta nueva predicción, como se observa, tiene una pendiente superior a la anterior. Llegamos entonces a R3, y volveremos a repetir el proceso comenzando con un nuevo análisis del microperiodo anterior. De esta manera, en cada iteración se va extendiendo la zona de análisis.
 
Por lo tanto, cuando llegamos al punto B, lo habremos hecho mediante el análisis de los datos recabados a lo largo de todos y cada uno de los instantes de tiempo, y nuestra curva hasta el futuro B será una suma de linealidades cuyas pendientes incrementan en cada iteración.
 
En resumen, hemos conseguido recorrer la curva exponencial que caracteriza al comportamiento del entorno hoy, mediante una suma de líneas rectas que definen nuestras predicciones lineales en cada microperiodo, y hemos analizado la información disponible en todo momento en lugar de hacerlo con aquella relativa a los instantes iniciales.

Nuevas capacidades organizativas

Este nuevo enfoque permite solapar nuestras acciones con la evolución del entorno. Pero resulta muy fácil deducir la necesidad de nuevas capacidades personales y organizativas para poder implementar dicho enfoque.

 
Visualizando el gráfico anterior, se pueden extraer algunas conclusiones.
 
En primer lugar, se advierte la presencia de una forma iterativa de actuación, a través de la cual vamos recorriendo microperiodos de forma ágil. Este tipo de iteraciones están enmarcadas en la cultura Agile, y la filosofía Lean. El mundo avanza muy rápido a través de la curva exponencial y las organizaciones tienen que ser capaces de tomar decisiones muy rápidamente para ejecutarlas de inmediato antes de que finalice el microperiodo.
 
Así, la organización tiene que ser habilidosa a la hora de optimizar sus procesos para hacerlos más ágiles, automatizándolos e implementando metodologías nuevas.
 
En el ámbito del análisis de datos, también hemos comprobado cómo la fase asociada a éste —representada mediante la zona rallada azul— se va extendiendo en cada iteración. Utilizando tecnología de Big Data y sistemas predictivos, la organización dispondrá en cada momento del conocimiento suficiente para que sus decisiones sean acertadas y se tomen en un tiempo récord. En la figura he denotado a esta zona como Business Analytics, pues en realidad es ese el concepto que la define.
 
En cuanto a los microperiodos, la organización debe tener la capacidad de iterar en el momento preciso. Ese momento será aquel en el que la curva de predicción lineal del propio microperiodo se aleje de la curva asociada al entorno. Dicho de otra forma, la compañía debe estar dotada de la sensibilidad necesaria para sentir, notar o percibir cierta tensión cuando lo que está ocurriendo fuera comienza a desalinearse con aquello que ocurre dentro de la organización, dando lugar a la decisión de iterar (iteración), o como lo llaman en el lenguaje Lean, pivotar (pivote).

Comentarios:
Esta publicación no tiene comentarios.
 Security code