Blog  //  Enero 2018  //  Spotify y las metodologías ágiles

Spotify y las metodologías ágiles


En los últimos tiempos se ha hablado y escrito mucho sobre las bondades de las metodologías ágiles en el desarrollo IT y cómo éstas encuentran su idoneidad actualmente, dado que vivimos una era de cambios constantes en la que la gente está más ocupada que nunca en la búsqueda de productos digitales que satisfagan de manera instantánea sus necesidades. Pero no voy a usar las líneas de este blog para explicar nuevamente las fortalezas de las metodologías ágiles.
Me quiero centrar en aspectos más organizacionales de las compañías que asumen e implementan metodologías ágiles.
 
Escalando Agile
 
¿Qué ocurre en estas organizaciones cuando el número de equipos de desarrollo empieza a crecer? ¿Cómo podemos organizar estos equipos si además éstos pueden encontrarse físicamente en diferentes localizaciones físicas?

Obviamente por estas preguntas ya han pasado exitosamente grandes compañías que llevan muchos años aplicando metodologías ágiles. Quizás el caso más relevante y sobre el que quiero extenderme es el de Spotify.
 
Spotify es conocida en todo el mundo por su servicio de música bajo demanda y últimamente también por su estructura organizativa única. Y esta estructura organizativa no está basada en pirámides jerárquicas llenas de burocracia. En cambio, Spotify usa conceptos y estructuras llamadas Squads, Tribes (tribus), Chapters y Guilds (gremios) para administrar sus grupos de personas.
 
Los Squads son las unidades básicas de desarrollo. En terminología Agile sería un equipo Scrum e igualmente la composición ideal sería entre 6 y 8 personas trabajando de manera conjunta como si fuese una pequeña startup. Los Squads están compuestos por perfiles diversos desde el Product Owner, el Scrum Master y los ingenieros de software. Spotify dota a las personas del Squad de autonomía lo que fortalece la motivación de las mismas.
 
Los Squads se agrupan en organizaciones más grandes de acuerdo a ámbitos relacionados. Estas agrupaciones de Squads se denominan Tribus –tribes-. En el caso de Spotify estos ámbitos funcionales son la app de iOS, de Android, la plataforma de infraestructura, etc. El tamaño de cada tribu puede oscilar desde las 40 hasta las 120 personas. La elección del número de personas que componen la tribu no es aleatoria y está basada en el concepto de número de Dunbar el cual dice que una persona no puede tener relaciones sociales con más de 100 o 120 personas al mismo tiempo.

Cada tribu tiene su propio líder. Este rol recibe el nombre de Tribe Lead. El Tribe Lead es el responsable de dotar a todos los Squads del entorno adecuado favoreciendo el soporte mutuo entre Squads y definiendo el objetivo y la visión de la tribu, definiendo sus prioridades y gestionando el tamaño adecuado de la Tribu dentro del presupuesto asignado.
 
Basado en mi propia experiencia como Tribe Lead creo que el principal reto es hacer que los miembros de la tribu sientan ésta como parte de su ecosistema. Normalmente las personas tendemos a acotar nuestro núcleo de actuación al entorno más cercano. Este este caso, este entorno es el propio Squad y debemos sacar a las personas de esa zona de confort y hacerles ver que también forman parte de una tribu que tiene intereses comunes. A pesar de lo obvio del razonamiento no es situación sencilla de alcanzar, pero una vez allí la tribu avanza a más velocidad que la suma de sus Squads.
 
Dentro de los diferentes Squads que conforman cada tribu existen personas con intereses similares o que llevan a cabo un trabajo parecido. Estas personas pueden agruparse en unidades organizacionales llamadas Chapters que favorecen la colaboración entre equipos y la innovación. Los integrantes de los Chapters se reúnen periódicamente para discutir sobre temas de interés que puedan favorecer a la tribu. El Chapter Lead es la persona que ejecuta el liderazgo dentro de los Chapters aportando normalmente una amplia experiencia y conocimiento técnico.
 
Los Gremios son también comunidades dentro de la propia organización que agrupa personas que quieren compartir conocimientos comunes por ejemplo sobre código, sobre herramientas o sobre buenas prácticas. Pueden tener un sentido dentro del ámbito laboral o incluso relacionadas con hobbies.


Los Chapters permanecen siempre dentro de cada tribu mientras que un Gremio afecta a toda la organización.
 
Estos cuatro conceptos organizacionales –Squad, Tribu, Chapter y Gremio- le han servido a Spotify para continuar aplicando las metodologías ágiles dentro de una compañía que ha crecido mucho y en poco tiempo y de manera deslocalizada. Bajo mi punto de vista este modelo es igual de bueno que muchos otros que son implementados por otras compañías. Quien hace que sea un caso de éxito son las personas que trabajan para Spotify aunque el ecosistema creado por la compañía favorezca y mucho su implementación.
 
Y para terminar este post quiero dejar también otra reflexión: ¿se puede exportar este sistema organizacional a compañías o grupos de personas cuya actividad no esté ligada al desarrollo de software? Personalmente creo que sí. Es más, se puede partir desde la aplicación de algunos de los principios más básicos de metodologías ágiles a equipos no orientados a construir software (por ejemplo, el departamento de Operaciones de una compañía que ejecuta su trabajo también en sprints incluyendo sus ceremonias) hasta ir escalando el modelo a más áreas de la compañía.
 
Para otra entrada en este blog podemos dedicar una serie de párrafos a hablar del entorno físico donde Squad y Tribes desarrollan su día a día compartiendo zonas comunes que favorecen la interlocución entre las personas.
Comentarios:
Esta publicación no tiene comentarios.
 Security code